3€

de descuento

en tu primer pedido online

(compras superiores a 60€)

CUPÓN: WELCOME1

¿Por qué elegir alimentos ecológicos?

¿Por qué elegir alimentos ecológicos?

En los últimos años, la producción y demanda de alimentos ecológicos ha aumentado de manera muy significativa en nuestro país. Cada día son más las personas que optan por la alimentación ecológica o “limpia”, así como los estudios de carácter internacional que confirman sus efectos positivos, ya no sólo para la salud particular de cada individuo, sino también desde un punto de vista global, para el planeta y todos los seres que habitan en él.

En la actualidad, España es el primer productor de productos y alimentos ecológicos de Europa y se sitúa entre los países con más consumo de este tipo de productos.

Son muchas las personas que apuestan por una alimentación ecológica al tener su primer hijo, ya que ponen más interés en ofrecerle alimentos sin tóxicos. Es una muy buena decisión, ya que el organismo de los más pequeños es muy vulnerable a los contaminantes, en mayor medida a aquéllos que repercuten en los sistemas reproductor, nervioso e inmunitario. Es interesante plantearse este cambio de alimentación ya durante el embarazo. Y como dato destacable, hay estudios que atribuyen a la alimentación ecológica un aumento de la fertilidad que se sitúa entre el 30 y 200%.

¿Cuáles son los beneficios reales de los alimentos ecológicos?

  • En su cultivo no se utilizan plaguicidas, herbicidas ni abonos sintéticos.

Sin duda, este es el beneficio más significativo, puesto que la agricultura convencional recurre a más de 400 plaguicidas, la mayoría de los cuales son probados alérgenos, neurotóxicos y cancerígenos. Los residuos que quedan en las frutas y verduras son acumulativos, y cada vez son más los expertos que confirman que a largo plazo no son dosis seguras.

La agricultura ecológica sustituye los plaguicidas químicos por sustancias propias de la naturaleza como azufre o sulfato de cobre, o alternativas a base de plantas. Por otro lado, se basa en en la previsión: en lugar de utilizar un insecticida químico crean las condiciones para que no aparezca la plaga. Otras estrategias son rotar cultivos, usar variedades bien adaptadas, intercalar plantas que repelen los insectos dañinos o recurrir a insectos depredadores y a trampas con feromonas.

El abono utilizado para los alimentos ecológicos es compost orgánico, cuyo uso favorece la rotación de cultivos, descanso del suelo y la fertilidad de la tierra.

  • Más vitaminas, minerales, antioxidantes…y sabor

Son numerosos los estudios que garantizan un mayor porcentaje de vitaminas y minerales en las frutas y verduras ecológicas. El aporte de vitamina C de frutas y verduras ecológicas puede ser hasta un 90% superior.

Un estudio financiado por la Unión Europea entre 2004 y 2009 midió hasta un 90% más de vitamina C en frutas y hortalizas.

En España, un equipo dirigido por Lola Raigón, ingeniera agrónoma y catedrática de Edafología y Química Agrícola de la Universidad de Valencia, halló en las verduras ecológicas una mayor concentración nutritiva: 25% más de potasio en lechugas, 14% más de calcio en tallos de hinojo, 16% más de hierro en judías, 20% de más de vitamina C en el zumo de naranja y 10% más en el pimiento verde.

El uso de fertilizantes químicos aumenta la proporción de agua de los alimentos, por lo que disminuye la intensidad de sabor; estudios confirman que los cítricos ecológicos poseen un 24% más de aceites esenciales, que además le sirven a la planta como defensa.

  • Salud medioambiental

El mal uso de plaguicidas y fertilizantes tiene consecuencias devastadoras sobre los acuíferos. Igualmente se ven afectados los suelos, las plantas y la fauna silvestres. La producción ecológica no causa estos problemas.

Además, elegir productos ecológicos reduce el impacto medioambiental en una tercera parte, porque las granjas bio emiten menos CO2 y fijan más en el suelo y en la vegetación.

En España, el número de trabajadores en el sector agrícola ecológico aumenta un 20% cada año.

  • Solidaridad y transparencia

El modelo de desarrollo ecológico es totalmente sostenible y ofrece buenos resultados en países ricos y pobres. En los países menos desarrollados, la agricultura ecológica generalmente se asocia a “comercio justo», garantizado con los sellos Fair Trade y Hand in hand, que mejora los ingresos de los agricultores.

Los agricultores ecológicos deben cumplir con las obligaciones establecidas por el organismo regulador de cada comunidad o país. Ante alguna infracción, se retira la certificación ecológica.

  • Respeto a los animales

Los animales viven de una manera mucho más respetuosa en las granjas ecológicas, se alimentan de manera natural, generalmente de granos bio (no transgénicos), sin antibióticos ni otros tóxicos.

Las condiciones de vida de los mismos repercutirán de manera directa en la calidad de los alimentos que proporcionen, ya que si un animal sufre estrés o le falta movimiento, afectará negativamente incluso generando una composición química diferente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menú