3€

de descuento

en tu primer pedido online

(compras superiores a 60€)

CUPÓN: WELCOME1

Cosmética segura para ti y para el medio ambiente

Cosmética segura para ti y para el medio ambiente

La cosmética segura, sostenible y limpia cada vez es más conocida y elegida por los consumidores. Hemos convivido con la cosmética convencional durante décadas, sin tan siquiera cuestionar las marcas más o menos populares que vemos en medios de comunicación y supermercados. Por suerte cada día disponemos de más información gracias a estudios veraces realizados en muchos países que demuestran el peligro de los cosméticos convencionales. Lamentablemente, incluso los considerados de alta gama pueden ser tan perjudiciales como los de marcas extremadamente económicas.

Cosmética segura

En general, los productos de higiene y belleza convencionales están repletos de elementos nocivos para la piel, el organismo y el planeta. Parafinas, sulfatos, parabenos, siliconas, perfumes colorantes… son sólo un ejemplo del extenso listado de químicos con capacidad disruptiva y reconocidos como potenciales alérgenos, irritantes o cancerígenos.

¿Qué son los disruptores endocrinos?

Son sustancias químicas que tienen la capacidad de alterar el sistema hormonal del organismo generando su disfunción. A largo plazo pueden provocar enfermedades o alteraciones vinculadas a la salud reproductiva (cáncer de mama o próstata, infertilidad, trastornos del metabolismo (obesidad o diabetes) pubertad precoz, o enfermedades neurológicas entre otras. Se defiende que las cantidades contenidas en los productos son seguras, y posiblemente lo sean si su uso fuera aislado. El problema está en su utilización continuada a lo largo del tiempo, ya que su efecto es acumulativo, irreversible y se puede transmitir de una generación a otra.

Estos son algunos de sus efectos probados:

  • Compiten con los estrógenos naturales: parabenos, benzofenonas y bisfenoles.
  • Interaccionan con los sistemas enzimáticos responsables de regular el equilibrio hormonal: parabenos, bisfenoles y ftalatos.
  • Inducen a la proliferación tumoral: parabenos y benzofenonas.
  • Presentan actividad antiandrogénica (que bloquean la actividad normal de las hormonas sexuales masculinas): parabenos, benzofenonas y bisfenoles.
  • Producen daños sobre la capacidad y desarrollo reproductivo de las especies: bisfenoles.

Los disruptores endocrinos no solo están presentes en la cosmética convencional, sino también en químicos utilizados en la agricultura común. El problema es que también se encuentran en el aire que respiramos, y en cientos de elementos propios de nuestra vida cotidiana. La exposición es constante y la cantidad de sustancias es difícil de cuantificar.

Lamentablemente, en la actualidad no existe un consenso a nivel mundial sobre la regulación de los disruptores endocrinos. Dadas sus propiedades particulares de toxicidad y su diversidad entre los diferentes químicos, es muy difícil el establecimiento de un umbral seguro de exposición. Por tanto, de momento está en nuestra mano reducirlos prestando atención a las etiquetas, optando por productos ecológicos y en general, por una vida más sostenible.

En general, los productos de higiene y belleza convencionales están repletos de elementos nocivos para la piel, el organismo y el planeta.

La Cosmética Ecológica, la más limpia y sostenible

La Cosmética Segura y Ecológica no es exactamente lo mismo que la Cosmética Natural. La ecológica contiene ingredientes de origen natural, pero además debe contener al menos un 90% de ingredientes procedentes de la agricultura ecológica, es decir, que se ha producido sin pesticidas, ni abonos sintéticos, por lo que respeta el medio ambiente al evitar la contaminación del entorno, vegetación, acuíferos, flora y fauna. Además, cuida de tu salud, ya que no se han usado productos tóxicos durante su cultivo. Y, por si fuera poco, suelen ser ingredientes extraídos en frío, sin refinar, por lo que mantendrán todas sus propiedades intactas para cuidar tu piel.

En Cosmética Natural podemos encontrar aceites refinados e ingredientes procedentes de la agricultura convencional (con sus correspondientes pesticidas, herbicidas, etc.)

Por tanto, para elegir bien, debemos asegurarnos de que el producto muestra uno de los siguientes certificados ecológicos:

Ecocert, Cosmebio, Natrue, BDIH, Demeter, Soil Association y Cosmos Standard.

Los beneficios de la Cosmética Ecológica

-No contienen aromas sintéticos, ni conservantes o perfumes artificiales.

-Se adapta muy bien a nuestro tipo de piel por la mayor afinidad de sus componentes con nuestra epidermis.

-No utiliza componentes químicos derivados del petróleo, ni aditivos artificiales.

-Regenera, cuida y protege la piel con eficacia.

-Tiene un efecto más suave, menos agresivo, que la cosmética convencional.

-Su fabricación no provoca residuos químicos perjudiciales para el medio ambiente al no utilizar productos derivados del petróleo.

-No tiene efectos secundarios y tampoco alergias por lo que es apta incluso para pieles sensibles y reactivas. Por ello hablamos de cosmética segura para nosotros.

El Greenwashing o el lavado verde

Continuamente surgen más marcas que apuestan por el Greenwashing, una técnica de Marketing que nos hace percibir determinadas marcas o productos como ecológicos cuando en realidad están plagados de ingredientes sintéticos. No nos dejemos engañar por imágenes de frutas, palabras como natural u orgánico, colores que simulan naturaleza, y leamos con detenimiento las etiquetas. Por el momento, la responsabilidad de elegir productos de cosmética segura recae exclusivamente en los consumidores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menú